Trabajo del Hogar

Defensoras Laborales

Desde el

Acompañamiento
de ProDESC

Observamos que

El trabajo del hogar es aislado y prácticamente invisible. Esto facilita la desprotección y la vulnerabilidad de las personas que trabajan en este sector. El grado de vulnerabilidad es mayor si se observa que el trabajo del hogar está feminizado.

La problemática sobre su invisibilidad tiene que ver con el contexto cultural dominante, que ha reproducido estereotipos sobre las mujeres en general, y las trabajadoras domésticas en particular, respecto a que “saben” hacer este trabajo, que es “propio” de su género y que es “lo normal”.

defensoras_back-108

Condiciones Laborales

Muestran un Patrón de Explotación

Condiciones
Precarias
Altamente
Desvalorizado
Racismo
Estructural
Salarios
muy Bajos
defensoras_back-110

desigualdades estructurales de

Marginación Social

Las desigualdades estructurales que viven las mujeres en mayores condiciones de marginación social, favorecen a que tengan como única opción, sobre todo al migrar, emplearse en el trabajo del hogar. Estas situaciones las orillan a aceptar condiciones laborales precarias y salarios muy bajos, que van en detrimento de sus condiciones de vida digna.

Al encontrarse sumidas en jornadas enajenantes y en condiciones laborales desfavorables, su participación en los procesos organizativos de defensa de sus derechos se ve afectada

trabajadoras del hogar desconocen sus

Derechos Laborales Básicos

La mayoría de las trabajadoras del hogar incluso en grandes ciudades, no conocen sus derechos laborales básicos como las jornadas laborales que marca la ley y una serie de prestaciones laborales como aguinaldo, vacaciones, pago de días festivos, horas extras, entre otros. Al no conocer sus derechos, tampoco hay manera de exigirlos, por lo que las trabajadoras no denuncian al ser despedidas injustificadamente, por ejemplo.

Sin
Prestaciones

Sin
Aguinaldo

Sin
Vacaciones

A pesar de los avances legislativos recientes en materia de derechos para las trabajadoras del hogar, comprobamos que continúa existiendo un desconocimiento generalizado por parte de las trabajadoras de sus principales Derechos Humanos Laborales. Esta situación limita la posibilidad de su exigencia, por lo que existen escasas denuncias o demandas laborales.

Las mujeres trabajadoras del hogar de origen indígena, son discriminadas por su condición étnica. Ellas reportan que se les impide comunicarse en su lengua materna, además de que se les agrede con insultos que tienen que ver con su condición étnica, evidenciando un racismo estructural.

Las empleadas del hogar no trabajan en condiciones de dignidad ni libertad su trabajo es altamente desvalorizado

Altos Niveles de Violencia

contra las trabajadoras del hogar

Se registran altos niveles de violencia verbal, física y sexual contra las trabajadoras del hogar. No existen cifras concretas al respecto, puesto que, sobre todo en el caso de la violencia sexual, las trabajadoras no denuncian y, si lo hacen, son desacreditadas y difamadas por sus propios empleadores y por los operadores de justicia.

fuerte legitimación social del maltrato hacia las

Trabajadoras del Hogar

Aún existe una fuerte legitimación social del maltrato hacia las trabajadoras del hogar. Las precarias condiciones laborales no es un tema visible en las sociedades, pero sobre todo son situaciones naturalizadas e incluso hasta justificadas por la mayoría de las y los empleadores.